Porsche
Brabham
Scuderia Ferrari
Alfa Romeo

Ermanno Cuoghi

El mago afinador de autos de Gran Premio

Ermanno Cuoghi  by Muneta & Cerracín

Ermanno nació el 5 de Mayo de 1935 en Módena (Italia).

Ermanno fue el jefe de mecánicos del Team Gulf de John Wyer en 1970 y 1971, con los Porsche 917.

En John Wyer se ocupaba de los chasis y las cajas de cambio, un poco de los motores, pero fundamentalmente coordinaba el trabajo del equipo de mecánicos. 

En Italia Ermanno fue mozo de hotel, encargado de los quesos y lavadoras. Ermanno vivía a escasos cincuenta metros de Stanguellini donde fue seducido por los autos de carrera. 

En 1959 llegó a Italia el norteamericano Anthony Settember, con la locura del motor corriendo por sus venas. Compró dos Fórmula Junior, un Lotus y un Cooper y encargó a Ermanno la asistencia técnica. 

En 1961 le propuso a Tony para que participara en la Fórmula 1, para lo que compró una escudería inglesa con problemas a la que rebautizó como Scirocco Team. 

Ermanno se mudó a Londres, y a finales de 1963, cuando los recursos financieros se terminaron, habían aprendido de los ingleses lo que sería su formación para el futuro. 

Ermanno volví con Stanguellini donde conoció a Carrol Shelby que le llevó al Reino Unido nuevamente, esta vez para trabajar en el GT40. 

En 1964 conoció a John Wyer con el que trabajó en el taller de Slough (base central de John Wyer Automotive) donde Eric Broadley preparaba su mítico Lola. 

Unas 40 personas manufacturaban desde la caja de cambios hasta la carrocería.

John Wyer era el alma mater de la organización. Buscaba financiación y hacía de Director Deportivo. Era el hombre al que aportaba soluciones en cualquier momento. 

John era una especie de Enzo Ferrari. 

De los 917 comenzaron a hablar a inicios de 1969, cuando trabajaban con los Mirage patrocinados por Gulf. Al año siguiente eran la escuadra oficial de Porsche en el Campeonato Mundial de Marcas. 

En Le Mans los nuevos 917 eran muy inestables a altas velocidades, y querían superar los 400 kmh de velocidad con una carrocería cuya aerodinámica estaba pensada solamente para obtener la máxima velocidad en recta. 

John decidió que el ingeniero John Horsman, el director deportivo David Yorke y dos mecánicos participarían de las pruebas que Porsche tenía programadas para octubre en Zeltweg, siendo Ermanno uno de los dos mecánicos. 

En los test se probó un 917 de cola larga, uno de cola corta y un Can Am. 

Brian Redman dijo que el auto de Can Am era el menos impresionante que los otros 917 que asustaban con su impresionante velocidad. 

La base Porsche era sin embargo de altísima calidad. Para los mecánicos era como trabajar en el futuro respecto a sus adversarios, incluida la Scuderia Ferrari. 

Contaban con un motor complicadísimo. Pero los técnicos de Weissach siempre sabían la manera de alcanzar más potencia. La inyección era electrónica multipunto y la carburación se lograba en seguida, mientras que en Ferrari empleaban toda una tarde. 

La caja de cambios era como la de los Fórmula 1 pero sincronizada: los movimientos eran lentos. En la primera carrera puntuable de 1970, en Daytona, el mexicano Pedro Rodríguez la rompió tras unas dieciocho horas, pero en cuarenta minutos la repararon Ermanno y los suyos sin sustituirla. Y Pedro venció en la carrera. 

El 917 estaba concebido para hacer que la tarea de los mecánicos fuera rápida y sencilla. 

De 1972 a 1977 prestó sus servicios en la Scuderia Ferrari, primero con los invencibles Sport 312PB y posteriormente con los 312 de Fórmula 1. 

De 1974 a 1979 fue el mecánico de confianza de Niki Lauda. Niki posteriormente se lo llevó con él a la escudería Brabham. 

A comienzos de los noventa fue Director Técnico de la escudería Venturini Racing de la Fórmula 3 Italiana, que tenía como pilotos a Favero, Angelelli, Papis, Galli y Stefani.